Anales de la Historia Argentina: French y Beruti PDF Imprimir Correo electrónico
Historia
Escrito por Pablushka   
Lunes 01 de Junio de 2009 20:59

La Legión Infernal

Para la mayoría de nosotros, French y Beruti eran dos señores afrancesados que repartían escarapelas celestes y blancas (aún cuando todavía no había bandera alguna con tales colores en el Virreinato) en la plaza frente al Cabildo, en aquel mes de mayo de 1810, una plaza llena de gente con paraguas, porque llovía feo y a los negritos se les había acabado la mazamorra. Yo me pregunto qué nececidad había. O sea, por que era necesario distorcionar tanto la realidad para dar a estos dos hombres el papel de repartidores de bijouterie y no de revolucionarios. Y me respondo en las líneas siguientes.

Evidentemente, a alguien no le convenía que se supiera cuáles eran las actividades de Domingo French y de Antonio Beruti. La clase dirigente, o sea los gobernantes de aquel entonces repondían a una oligarquía que muy bien estaba como estaba, a costas de los demás . Pero, ¿qué es oligarquía? Es una palabreja que todos escuchamos generalmente de gente que destila odio cuando la pronuncia. Entonces uno se pregunta, ¿será tan malo eso de la oligarquía? ¿Qué cornos es eso? Oligarquía significa, así, de una, gobierno de unos pocos. Para los griegos, que de política sabían mucho (ahora no saben, sel olvidaron, lamentablemente), oligarquía era lo contrario de aristocracia, esto es, el gobierno de los mejores.  O sea,  oligarquía para los griegos era como decir, el gobierno de los menos capaces, de los peores. Hecha esta linda introducción a lo Mariano Grondona, vale aclarar quiénes o qué eran la oligarquía de aquella época, quiénes eran esos pocos incapaces que gobernaban. Y la respuesta es: los virreyes (representantes del rey en la colonia) y su séquito de chupamedias, aduladores, funcionarios corruptos y algún que otro bicho escapado de un neuropsiquiátrico que hacía negocios bajo su protección.

Una revolución no nace en un mes, y menos en un sólo día lluvioso de mayo. Una cosa así se gesta durante décadas, o incluso mucho más. Las personas se van cansando de las cosas y un día, cuando todos los factores que necesitaban darse se dan, ¡zas! se dieron cuenta que estaban metidas en un proceso revolucionario. Y eso les pasó a nuestros queridos Domingo Frech y Antonio Luis Beruti. Ambos, ciudadanos comunes devenidos en militares, venían conspirando hace rato para cambiar el rumbo político del país. Y tenían bajo su ala un batallón de voluntarios que lucharon por sus ideas y su libertad como ningún otro se atrevió a hacerlo en aquella época, a este grupo se los conocía como La Legión Infernal y como el nombre lo indica, lejos estaban de repartir escarapelas con una sonrisa. Otros los llamarían los "chisperos", porque gracias su chispita loka y dicharachera, explotó la revolución.

Lunes 21 de Mayo de 1810

Los días y las fechas no son muy importantes, lo importante es entender que pasó, cómo y porqué y cómo ello nos afecta hoy en día. Pero te voy a ir poniendo estas fechas, porque, como a vos un día lunes, Domingo y Antonio se levantaron cruzados y decidieron que ya era hora de hacer algo. Ese día los 600 hombres que estaban bajo sus órdenes coparon la Plaza de la Victoria, o sea, la Plaza de Mayo. Estaban todos armados y pedían lisa y llanamente un cabildo abierto, esto es, una reunión de vecinos en el cabildo para debatir y tomar acciones en base al consenso. Ese día, se repartieron alrededor de 450 invitaciones en la ciudad para que al día siguiente se celebrara el cabildo abierto como quería la manifestación piquetera colonial. Los vecinos "bien" de la ciudad veían estos actos como un atropello, aunque nunca se fijaban en los atropellos que ellos tenían a bien desparramar para sus congéneres menos afortunados.

¿Ahora vas entendiendo porqué a la oligarquía de entonces les convino tapar el accionar de estos hombres con historias tontitas y ridículas?. Sin gente que inicie las cosas, las cosas no suceden. Si hubiesen podido borrarlos de la Historia, mejor, pero como estos dos fueron mucho mas grandes que ellos, no pudieron. Entonces al menos les dieron el papel de decoradores de pechitos.

A medida que vayas leyendo, te vas a dar cuenta que te podés llegar a sentir muy orgulloso de vivir en calles o avenidas con ciertos nombres, y ganas de mudarte, con ciertos otros. Yo me sentiría muy orgulloso de vivir en una calle que se llame French, o que se llame Beruti, te juro. Estos hombres fueron el inicio de la Independencia Argentina. Tiempo después de estos hechos, French luchó junto a Juan José Castelli y Beruti luchó junto a José de San Martín en las guerras por la independencia. Merecen algo más que ser conocidos como repartidores de cintas de colores. Pronto sabrán más de ellos.

Continuará
Bookmark and Share
Última actualización el Miércoles 03 de Agosto de 2011 12:15